Versión española: Petición contra la prostitución

Artikel teilen

A la Cancillera y el Parlamento Federal Alemán

¿La prostitución es “el oficio más antiguo del mundo”? ¿La prostitución es “un trabajo como cualquier otro”? ¿La prostitución siempre existirá, porque su abolición es una utopía? Equivocado. No hace tanto tiempo que la abolición de la esclavitud también se consideraba una utopía. Y aunque la esclavitud no haya desaparecido completamente de nuestro mundo, sería hoy en día impensable que un estado democrático e ilustrado tolere o propague la esclavitud.

Sin embargo, esto es justamente lo que hace Alemania con la prostitución: El estado no solo tolera, sino también promueve esta esclavitud moderna (a nivel internacional llamado “white slavery” − “esclavitud de blancas”). La reforma de la ley de prostitución del año 2002, la cual supuestamente iba a servir a las estimadas 700,000 mujeres (promedio) en situación de prostitución, lleva el sello de los tratantes de mujeres y sus grupos de presión. Mientras tanto, Alemania se ha convertido en el centro de Europa para la trata de personas y el edén de los turistas de sexo de los países vecinos. Un camino especial únicamente elegido por Alemania. Hasta los Países Bajos están dando marcha atrás. Los países Escandinavos han introducido el aislamiento y la criminalización de los clientes de la prostitución desde hace muchos años. Y Francia e Irlanda están en vísperas de hacer lo mismo.

A nivel mundial, la trata de mujeres y la prostitución, ambos intrínsecamente vinculados, son hoy en día junto al narcotráfico y tráfico de armas el negocio con los más altos márgenes de ganancia (más del 1,000 por ciento). Ganancia no para las mujeres. Incluso en el caso de la minoría de las mujeres prostituidas con origen alemán, muchas de quienes han sido víctimas de violencia sexual desde su infancia, el 90 por ciento de ellas acaba en la pobreza cuando llegan a la tercera edad. Ni hablar de las mujeres extranjeras que se encuentran en la prostitución forzada y por la pobreza.

El sistema de la prostitución constituye explotación y a la vez significa la continuación de la desigualdad tradicional entre hombres y mujeres (y países / continentes). El sistema de la prostitución degrada a las mujeres al género comprable y empaña la igualdad de género. El sistema de la prostitución brutaliza la pasión sexual y viola la dignidad humana de los hombres y de las mujeres - también la de las llamadas "prostitutas voluntarias". 

Por lo tanto exigimos a los políticos y a la sociedad:

  • Una modificación de la ley, la cual detenga a la desregulación de la trata de mujeres y prostitución lo antes posible y que proteja a las mujeres así como la minoría de los hombres en situación de prostitución.
  • Prevención en Alemania y los países de origen, así como ayuda para poder salir de la prostitución. También protección ante la expulsión de testigos y su derecho de residencia.
  • Sensibilización sobre las consecuencias de la compra de mujeres ya desde la educación inicial, etc.
  • Aislamiento y, si fuera necesario, la criminalización de los clientes de prostitución; es decir, de los compradores de las mujeres, sin los cuales este mercado humano no existiría.
  • Medidas que llevan a corto plazo a la contención y a largo plazo a la abolición del sistema de la prostitución.

 Una vida con dignidad humana es posible.  

Petición contra la prostitución

redaktion(at)emma.de

Fax: 0049/221/60 60 60 29

EMMA, Bayenturm, 50678 Cologne.

Artikel teilen